Cuevas y Parajes Naturales en Mallorca

Al hablar de parajes naturales, nuestra primera recomendación son las casi 20 cuevas que hay en la isla de Mallorca. Si bien no todas están abiertas al público, las que sí lo están ofrecen visitas guiadas, siendo ésta la única forma de visitarlas.

Algunas cuevas tienen nombres de Santos o Santas, este es el caso de la Cova de la Mare de Déu, Cova del Pilar, Cova de Sant Antoni y Cova de Sant Martí, y es que la religión cristiana está fuertemente arraigada en la isla de Mallorca, tal y como también se pone de manifiesto en sus festividades (ver Fiestas y Tradiciones). Otras cuevas interesantes de visitar son las Coves de Artà, Coves des Pirates y Coves des Drach, siendo posiblemente esta última la más conocida de la isla, y de especial mención merece el paseo en barca en el interior de ésta.

Los que busquen tranquilidad la encontrarán con seguridad en el Parque Nacional Marítimo Terrestre del archipiélago de Cabrera. Para desplazarse la única manera de hacerlo es a través de golondrinas, pero creemos que puede merecer la pena al visitante, ya que el entorno natural sorprende por su belleza y además por su estrecha relación por haber sido refugio de piratas.

Otros lugares interesantes a visitar en Mallorca son: la Albufera, la ruta por la Palma Medieval, y la paradisíaca Cala Lombards.

La rica historia de Mallorca también ofrece al visitante rutas de leyendas como la referente al Mirador de Ses Ànimes. Se llega a él a través de la C-710, situado a 1km de Banyalbufar. En esta Atalaya se puede disfrutar de la espectacular vista sobre el litoral de la Serra de Tramontana. La leyenda dice que en 1540 la temida flota del pirata Barbarroja fue divisada. Las torres de vigilancia mediante hogueras dieron la voz de alarma. El aviso llegó a la torre de Banyalbufar, pero el torrero se encontraba en una taberna entretenido con el vino. Cuando los vecinos vieron arder la vecina torre de Sa Foradada, se apresuraron a encender la Atalaya. Sorprendentemente ésta ya ardía, y nadie supo quien la encendió. Desde entonces es conocida como El Mirador de Ses Ànimes. Tiempo después, en el 1551, Barbarroja saqueó Alcudia. Ése día nadie encendió la torre de Banyalbufar o Mirador de Ses Ànimes.